Articular, optimizar, colaborar: Motivantes proyecciones dejaron la primera jornada de iniciativas UFRO vinculadas a la Salud Mental Estudiantil


mayo 5, 2022 • Noticias


El reconocimiento y la reflexión colectiva de las diversas instancias de apoyo psicológico a estudiantes de pre y postgrado de la casa de estudios, se transforma en uno de los “primeros pasos” para mejorar la calidad de vida y el bienestar integral de la comunidad universitaria.

Son diversas y crecientes las iniciativas que, desde los inicios de la Universidad de La Frontera (UFRO), se han venido realizando en el ámbito de la salud mental universitaria. Es el caso del ahora Centro de Atención Psicológica Integral (CAPI), cuya predecesora, la Clínica Psicológica Sigmund Freud, está vinculada al nacimiento de la Escuela de Psicología en 1982.

Pero el acompañamiento psicológico, con las décadas, se ha ido complejizando y abordando desde un amplio abanico de miradas y prácticas que deben enfrentar, además, una demanda creciente por la salud mental. Así, nuevos enfoques y dependencias institucionales han implicado, por ejemplo, procesos terapéuticos que consideran dimensiones más holísticas del bienestar psicológico; un desarrollo de técnicas a modo de insumos personales y comunitarios para un autocuidado efectivo; así como derivaciones a otros espacios especializados de la red de salud pública o privada.

Por ello, la Unidad de Salud de la Dirección de Desarrollo Estudiantil (DDE), junto al equipo del objetivo 4 del Proyecto FRO 20992 -vinculado a la creación de una política de mejores relaciones interpersonales y bienestar integral estudiantil-, convocaron a un primer encuentro presencial entre diversas iniciativas en donde intervienen profesionales de la salud mental o que desarrollan acciones en esta área para las y los estudiantes UFRO.

Con la mirada en la integralidad

De acuerdo a Nataly González, trabajadora social y actual coordinadora de la Coordinación de Salud de la DDE, esta iniciativa surge “gracias a la aproximación que hemos tenido al concepto de Bienestar Integral”, y con ello, “de mirar hoy en día al estudiante con ojos integrales”.

“En el marco del Proyecto FRO 20992-OE4, el año pasado pudimos recabar distintas fichas, de distintas unidades, que aportan a este concepto en varios ámbitos de la Universidad. Allí nos dimos cuenta que hay acciones que son similares, que pueden ser complementarias; y hay muchas cosas que se hacen y que no sabemos cómo se están haciendo, o de qué manera podemos aunar esfuerzos para poder centrar derivaciones u otros apoyos para los estudiantes”, comentó Nataly González, “por lo que propusimos compartir esta primera recolección de información en un espacio donde pudiésemos conversar los distintos actores que tributamos, esta vez, al bienestar psicológico”.

Valentina Leal, psicoterapeuta de la sub-unidad de salud mental de la DDE y coordinadora de la Jornada, mencionó que el esquema de trabajo propuesto fue el de “un diagrama piramidal, que permite identificar las acciones realizadas a partir de los niveles de atención en salud mental, como son la promoción, prevención, detección temprana y también la intervención especializada, así como la proporción que cada una de estas acciones están realizándose”.

Con ese esquema, avalado por orientaciones de la Organización Mundial de la Salud y literatura pertinente, “fue posible favorecer que todos pudiésemos comprender, de forma clara, las acciones que cada unidad está realizando, por cada equipo, y también cómo lograr diferentes puntos de articulación, que es lo que nosotros buscamos de manera importante”, destacó Valentina.

Estela Toro, socióloga y coordinadora del Proyecto FRO 20992-OE4, indicó que la Jornada permite, además, ver desde la perspectiva del bienestar integral el quehacer actual de las unidades que involucran el área de salud mental, ya que para el Proyecto es clave integrar a la comunidad tanto al proceso de construcción de la Política como en instancias de articulación en procesos comunes.

“No debemos olvidar que, si bien la Política va a dar orientaciones, son los actores actuales -los que incluso ya están trabajando- quienes van a concretar esta guía a través de acciones articuladas. Ese es el foco: poder articular y sumar esfuerzos en la línea de trabajo para mantener, promocionar, la salud integral, el bienestar integral de las y los estudiantes, y de la comunidad de la Universidad de La Frontera en general”, mencionó Estela Toro.

Ampliar la mirada y aunar esfuerzos

La destacada psicóloga del equipo CAPI y docente UFRO, Dra. Marina Alarcón, fue una de las asistentes que animó el intercambio de experiencias en esta jornada desarrollada el miércoles 20 de abril. Espera que este “primer paso” de abordar en la salud mental estudiantil se extienda a pensar en un bienestar para toda la comunidad universitaria.

“Qué pasa con los distintos estamentos, desde los directivos hasta los administrativos, y todos los que convivimos en la Universidad de La Frontera; cómo nuestras relaciones humanas, nuestra calidad de vida, el lugar donde estamos la mayor cantidad de horas del día afecta, sin dudas, nuestra salud mental, y visceversa: lo que también allí pueda suceder, las mejores posibilidades que tengamos de desarrollo también nos van a hacer en nuestras vidas personales estar mejor y sentirnos mejor. Yo creo que esto es un círculo virtuoso”, destacó.

“Atender salud mental, atender problemas que a veces son de difícil solución, requiere mucha tolerancia a la frustración; requiere mucho esfuerzo, mucha persistencia. Y si en esto somos varios, y que podemos contar con estas redes de apoyo y de colaboración, por supuesto que vamos a llegar más lejos”, compartió Marina, pensando en que” tal como lo conversamos en la Jornada, vamos a requerir además comunicarnos con la red externa, con las redes asistenciales, por ejemplo, de unidades de atención que están fuera de la Universidad. Y si eso lo podemos hacer de manera aunada, coordinada, por supuesto que eso va a ser mucho más operativo”.

Andrea Neira, psicóloga de la Coordinación de Acogida y Seguimiento de Casos de la Dirección de Equidad de Género (DEG), coincidió en que este tipo de encuentros permite fortalecer las redes para trabajar de manera colaborativa y eficiente.

“Es una buena instancia para avanzar hacia la construcción de un modelo o de una forma de trabajo que sea mucho más integral, pero a la vez, integrada también; que en el fondo permita integrar a los distintos dispositivos que abordan la salud mental, y que además este modelo de trabajo más integrado pueda incorporar la perspectiva de género como un lineamiento central”, comentó la profesional de la DEG.

En esa línea, Andrea Neira profundizó en que se debe tener en cuenta el género “como un determinante psicosocial muy necesario de tener en consideración cuando hablamos de salud mental, porque en el fondo sabemos y tenemos claro que existen desigualdades que son estructurales, en cuanto a lo que son las condiciones de vida y modelos hegemónicos que impactan en forma diferenciada a las personas, dependiendo de los condicionantes de género”.

En tanto, Gabriela Pedrals, encargada del acompañamiento psicoeducativo en el Programa de Apoyo Académico al Estudiante (PAAU) y el Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo (PACE), manifestó que desde estas iniciativas buscan “la inclusión en la educación superior” de una diversidad de estudiantes que ingresan a la UFRO, “considerando el contexto, la región en la que nos encontramos, las características de los estudiantes, y con ello brindar oportunidades de desarrollo, teniendo al centro al estudiante como persona. Para dar respuesta a lo anterior, es esencial articularse con otras unidades”.

Frente a la actividad y sus desafíos, Gabriela mencionó que parte de los esfuerzos confluyen en “el comprender al estudiante desde todas sus dimensiones. compartiendo, por ejemplo, diagnósticos, necesidades que cada programa detecta”, y con ello, no duplicar esfuerzos “frente a recursos que son limitados, diseñando e implementando estrategias en conjunto”. Agregó que, además, este tipo de jornadas permiten “reflexiones para una mejora sistemática de nuestras acciones, sobre todo en una realidad en que las y los estudiantes provienen de sectores rurales, muchos de ellos son de primera generación al ingresar a la educación superior, lo que se suma al contexto de retorno a la presencialidad luego de dos años de encierro”.

Marina (CAPI), Andrea (DGE) y Gabriela (PAAU y PACE, ambos dependientes de la Dirección de Formación Integral y Empleabilidad, DIFEM) fueron algunas de las participantes de la Jornada, en donde además destacaron representantes de iniciativas como el Programa +Fecsh de la Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades; el Programa Calma, del Departamento de Psicología; y la Coordinación de Bienestar Estudiantil de Postgrado; además de profesionales de la sub-unidad de Salud Mental de la DDE.

 

Escrita por: Felipe Leal

Periodista/Profesional de Apoyo:
Proyecto FRO 20992-OE4

SIGAMOS
CONECTADOS