FDI Casa de Semilla: La importancia de promover la biodiversidad y soberanía alimentaria


junio 17, 2021 • Noticias


El proyecto vinculado a prácticas sustentables presentado ante el Fondo de Desarrollo Institucional (FDI), de la Línea de Emprendimiento del Ministerio de Educación, fue adjudicado en el año 2020 para ser ejecutado durante este año.

Según la FAO el 75% de las variedades de semillas del mundo se han perdido en los últimos 100 años producto de la dominación de la cadena de producción a través del ejercicio de control de las grandes multinacionales agroindustriales manipulando y creando semillas para el consumo de alimentos. 

Este no solo ha traído la ventaja de tener un mercado con opciones más variadas en alimentos, sino que a su vez ha generado un escenario donde la alimentación se ha transformado en menos saludable, menos segura para los consumidores y ha marginado del mercado a gran parte de campesinos/as, reduciendo el ejercicio de la agricultura de subsistencia. 

Producto de esto, el colectivo humano UFRO Huerta se ha propuesto una serie de acciones que conforman el proyecto FDI adjudicado en año 2020 y que se está ejecutando este año, Casa de semilla UFRO Huerta: Sembrando vínculos y sustentabilidad en el resguardo y protección de la semilla nativa y criolla”; buscando rescatar y proteger las semillas tradicionales como el primer paso hacia la recuperación y promoción de una alimentación sana, segura y soberana, en base a los principios de la agroecología, el desarrollo local, la identidad cultural y la soberanía alimentaria, los cuales convergen en la protección del medio ambiente y la biodiversidad.

                   

 

Intercambio de saberes entre la comunidad y la academia

El proyecto es liderado por el equipo interdisciplinario de UFRO Huerta, un colectivo humano compuesto no solo por estudiantes de pregrado de carreras de la Facultad de Medicina y la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales de nuestra universidad, sino que además cuenta con algunos académicos/as y egresados/as, quienes pretenden generar un espacio colaborativo de aprendizaje en torno a las huertas, estableciendo un vínculo con la comunidad a través del intercambio de saberes y experiencias entorno a la autonomía alimentaria y la conservación de semillas nativas y criollas. 

El proyecto tiene tres enfoques: fortalecer la capacidad del equipo UFRO Huerta, en formación y espacios para la implementación física de una Casa de semillas en la Universidad; generar una red de vínculos con organizaciones comunitarias mediante encuentros y jornadas relacionados al resguardo y protección de la semilla nativa y criolla; y difundir este espacio como el trabajo de este colectivo en la contribución al fortalecimiento de la soberanía alimentaria en la región. 

Estefanía Caamaño Contreras, estudiante de Nutrición y Dietética, integrante de UFRO Huerta y responsable de este FDI, cuenta que esto partió con la conformación de este grupo en el Departamento de Salud Pública de nuestra casa de estudios, quienes deciden ocupar un espacio en desuso para comenzar una huerta. 

“Hicimos un domo y comenzamos a plantar semillas nativas, nada de transgénicos. Sin embargo, ahora con la pandemia hemos trabajado virtualmente, tomamos capacitaciones, teníamos jornadas de autoformación, hasta que se nos dio la oportunidad de postular al FDI”. 

                   

Estefanía señala que como colectivo deciden postular para mejorar la casa que ocupaban en la Facultad de Medicina de la Universidad antes de la pandemia, con el objetivo de contar con un lugar propicio para almacenar y conservar semillas y, de esta forma, contribuir a la promoción de la biodiversidad, como la soberanía alimentaria en la región. “Siempre hemos querido tener esta casa como un espacio de encuentro para la comunidad”. 

 

Soberanía alimentaria

La encargada del proyecto, Estefanía Caamaño, señala que la soberanía alimentaria es el derecho de las personas a tener, crear y producir sus propios alimentos. 

“Rescatamos la soberanía alimentaria como una forma para que la población no dependa del sistema económico imperante. Como colectivo nos preocupa que las semillas sean elaboradas por empresas, porque no se sabe que tiene. Al momento de plantarla puede salir un tomate, pero ¿Qué tipo de tomate es?”.

 

Ejecución en pandemia 

El colectivo ha realizado actividades de autoformación, además de gestionar compras de semillas y actividades virtuales abiertas a la comunidad, como el conversatorio titulado “El valor de la semilla tradicional”, el cual contó con una amplia convocatoria y es parte del eje de vinculación con la comunidad que pueden realizar en tiempos pandémicos.

“Cuando abrimos la convocatoria del conservatorio nos dimos cuenta que hay muchas personas interesadas en el tema. Que quieren aprender cómo conservar las semillas, cómo cultivar su propio alimento y cómo hacer un huerto en casa. Estamos viendo que las personas están tomando el poder en su alimentación”. Comenta Estefanía Caamaño. 

El cierre de este proyecto tiene su enfoque en la inauguración de la casa de semillas como un lugar apto para la conservación de semillas. De esta manera, buscan que la comunidad se acerque para solicitar e intercambiar semillas. 

“La idea es que sea un círculo permanente de intercambio de semillas para que no se pierdan”.

Conoce más sobre UFRO Huerta aquí

Stephanie Molina Estuardo

Dirección de Comunicaciones

SIGAMOS
CONECTADOS