FDI vinculado al área forense busca contribuir al rastreo de animales robados


diciembre 24, 2020 • Noticias


El proyecto es parte de los 4 proyectos adjudicados el año 2020 en la Universidad de La Frontera. 

La industria del salmón y el sector ganadero son importantes para el país desde el ámbito productivo. Su crecimiento vertiginoso no ha estado exento de problemas como el robo de estos animales, lo cual se traduce en pérdidas económicas cercanas a los US$50 millones anuales en salmones y US$5,6 millones anuales en bovinos. 

De acuerdo a los datos entregados por la Subsecretaría de Prevención del delito, La Araucanía se posiciona como la segunda región, a nivel nacional, con mayor número de delitos como el abigeato. Pese a la gran cantidad de denuncias, el robo de animales sigue siendo un crimen sin culpables debido a la dificultad para encontrar evidencias y pruebas científicas que relacionen hechos, personas vinculadas a estos y la procedencia de los animales robados. 

Como una solución a esta problemática nace el proyecto “Ciencia contra el crimen, uso de isótopos estables para rastrear el origen de animales robados”, el cual es uno de 4 proyectos FDI 2020 adjudicados por estudiantes de la Universidad de La Frontera. Tiene por objetivo realizar un estudio isotópico de carbono y nitrógeno en salmones y bovinos provenientes de sectores productivos de alto interés comercial para validar su uso con fines forenses en la investigación de delitos de robos de animales.

La iniciativa liderada por 2 estudiantes y el director de carrera de Biotecnología, Juan Carlos Hermosilla, 3 estudiantes de la carrera de Bioquímica, junto la académica y miembro de la Policía de Investigaciones de Chile, Alejandra Figueroa Carvajal, busca dar solución a una problemática regional a través del desarrollo de metodologías para combatir este tipo de delitos, quedando en impunidad por falta de pruebas y evidencias científicas. 

 

Una investigación pionera en el país 

Alejandra Figueroa, académica del electivo “Ciencias Forenses”, explica que los isótopos estables es una huella química que se asocia al porcentaje de matrices biológicas como el carbono, nitrógeno, oxígeno e hidrógeno; y que de acuerdo al lugar geográfico donde crece una la matriz biológica de una planta, animal o un ser humano,  se pueden georreferenciar. “El alimento que ocupa una empresa para el ganado es distinta en su composición química al que ocupa un parcelero. En Brasil, la Policía Federal utiliza la huella isotópica para seguir la ruta del diamante e identificar de dónde proviene este mineral, lo que está vinculado a los derechos humanos”.

La académica señala que los isótopos estables, desde el área forense, tiene cerca de 30 años de investigación con mucha antropología de por medio, por lo que esta investigación sería pionera en nuestra universidad y el país; donde además, se trabajará de manera colaborativa y con apoyo internacional de la Policía Federal de Brasil, quienes tienen experiencia con el trabajo de esta área, e investigadores argentinos con los cuales trabajarán en la interpretación resultados y selección de muestras. 

Emilio Perdiguero, estudiante de Biotecnología y representante del proyecto, comenta que el sistema de trabajo sería poder determinar la trazabilidad de los animales a partir de la toma de muestras como tejido óseo o cutáneo (escamas en el caso de los peces y pelo, dientes o pezuña en los bovinos), lo que daría como resultado la huella isotópica de estos animales. “En Chile, las policías hacen trabajo de inteligencia, más que utilizar instrumentos que relacionen al imputado con el sitio del suceso. Esa interacción se hace mediante inteligencia y las reglas básicas de la biología molecular. Esto va más allá porque determina las cargas isotópicas de un lugar con la marca isotópica de una muestra”; lo cual se traduce en una relación directa entre el sitio del suceso y las pruebas que se consiguen, complementando el trabajo de inteligencia de las policías, para así presentar mayores antecedentes ante un tribunal. 

“De aplicarse aquí, se podrían reducir los costos en términos logísticos de las policías. Esto es un avance para Chile, ya que si bien en Estados Unidos hay estudios en esta área, no se ha aplicado este tipo de análisis con tanta frecuencia. De hecho, los mayores exponentes están en Latinoamérica, con quienes ya estamos armando redes de investigación. Este proyecto dejará un precedente donde se validará este tipo de pruebas y así, una metodología, en el caso de que se quiera implementar en el país y así tener un mejor sistema de justicia”, señala Emilio Perdiguero, representante del proyecto.  

Cristina Munro, profesional de la Dirección de Desarrollo Estudiantil, señala que este tipo de proyectos contribuye a la formación profesional de los estudiantes y a la solución de diversas problemáticas de la sociedad, como la identificada en nuestra región. 

“En general, los proyectos que se presentan son de intervención directa con la sociedad; sin embargo, este tipo de proyectos son una enorme contribución, no solo por los resultados positivos que hemos visto, sino también porque estas iniciativas sirven como plataformas para su futuro profesional”. 

 

Pasos a seguir 

El proyecto adjudicado a finales del 2020 iniciará su etapa investigativa en 2021, donde tendrá una duración de 12 meses. En la primera etapa del proyecto se solicitarán insumos para muestrear, donde invitarán a la contraparte internacional (la Policía Federal de Brasil) para colaborar con el muestreo en terreno. En la segunda etapa invitarán a un investigador argentino con quien trabajarán en el análisis de muestras. Alejandra Figueroa comenta que dentro de estas directrices, tienen contemplado participar en un congreso internacional donde presentarán algunos avances del proyecto y agrega que “estos proyectos son muy importantes en la actualidad, con las migraciones, podríamos contribuir a georreferenciar personas. El ecosistema influye y a través de esa forma podemos hacer rastreos y trazabilidad lo que se puede complementar con genética. A partir de este trabajo espero que los y las estudiantes se puedan seguir especializando, me mueve ayudarles porque me veo reflejada en ellos. Esto es una oportunidad no solo de potenciar sus capacidades gracias al trabajo en equipo, sino también de aportar significativamente en la sociedad”. 

Stephanie Molina Estuardo

Dirección de Comunicaciones

 

SIGAMOS
CONECTADOS